Entre ellos, Shi Hongming, presidente de la compañía china, ha querido destacar el medicamento Heberprot-P como uno de los avances médicos y productos con mayor fortaleza de la biotecnología cubana de la que podrán beneficiarse. Esta terapia trata las úlceras avanzadas del pie diabético mediante la infiltración directa del factor de crecimiento humano recombinante (FCE Hu-r) en el lugar de la herida.

Su uso ha demostrado acelerar el proceso de cicatrización de úlceras, profundas, complejas derivadas del desorden metabólico que origina la diabetes, tanto neuropáticas como neuroisquémicas. Durante varios años se han realizado evidencias preclínicas que han permitido demostrar que el producto contribuye al restablecimiento del tejido de granulación.

Hace unos años, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología Cubana (CIGB) y el Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular de Cuba (INACV) utilizaron el producto con éxito en 29 pacientes con micro y macroangiopatías vasculares, incluidos pacientes con episodios neuropáticos, e isquémicos infecciosos con úlceras mayores de 20 centímetros cuadrados (escala III-IV de la clasificación de Wagner).

El 58% de estos pacientes logró salvar la extremidad y el número de recurrencias fue notablemente más bajo, tal y como demostró el estudio, publicado en la International Wound Journal. Tras esta investigación, y el éxito de un estudio clínico posterior en fase 3 en 149 pacientes, se registró el producto en Cuba. Este tratamiento, del que se beneficiarán los pacientes chinos, ya ha sido utilizado en más de 800 pacientes que padecen úlceras de pie diabético.