Los investigadores seleccionaron a 28 hombres con oclusión de las arterias hipogástricas, de los que 14 tenían aneurismas aortoiliacos que fueron tratados con un dispositivo de rama iliaca entre los años 2011 y 2015. En total, 14 pacientes (100%) tenían aneurismas iliacos bilaterales; 11 (78,6%), aneurismas aórticos asociados; y 4 (14,3%), aneurismas hipogástricos.

De 28 pacientes con oclusión, 19 (67,8%) fueron tratados con el dispositivo de rama iliaca (5 bilaterales); 4 (14,3%) fueron cubiertas con endoprótesis; 2 (7,1%), embolizadas; 2, intactas; y 1, con estent cubierto para tratar un aneurisma. Según informan los investigadores, en todos los casos quedó, al menos, una arteria hipogástrica permeable.

Eficaz y segura

Para realizar el seguimiento durante casi 2 años, los científicos utilizaron un angio-TAC y ecodoppler. Los pacientes, que tenían una media de 75 años de edad mostraron una permeabilidad al mes del 94,7%; al año, del 80%; a los 2 años, del 77,8%; así como 0% de mortalidad, de endofugas, de claudicación glútea en el lado permeabilizado, de disfunción eréctil de nueva aparición y de isquemia pélvica.

Los autores observaron 2 casos de claudicación glútea contralateral, un caso de trombosis arterial iliaca contralateral, resuelta mediante bypass femorofemoral, una trombosis del dispositivo de rama iliaca intraoperatoria e isquemia aguda de la extremidad, resuelta mediante trombólisis y embolectomía, e imposibilidad para colocar el dispositivo de rama iliaca por dificultad técnica en un caso.

Tras realizar el estudio descriptivo, los investigadores consideran que el uso del dispositivo de rama iliaca es una técnica eficaz y segura que tiene pocas complicaciones y una buena permeabilidad. No obstante, los autores consideran necesarios más estudios a largo plazo para corroborar estos resultados, tal y como indican. Los resultados se publican en la revista Angiología, de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular.