Los investigadores analizaron todos los pacientes que habían sido tratados con endoprótesis urgentes desde el año 2001 al 2015 y que tuvieron aneurismas de aorta infrarrenal rotos. Así, estudiaron la incidencia, la evolución y el tratamiento del síndrome compartimental abdominal y establecieron el diagnóstico con una presión intraabdominal medida en vejiga inferior a 20 mmHg.

En el análisis de dichos años, los investigadores pudieron comprobar que se habían implantado 65 endoprótesis urgentes, de las que 42 se correspondían con aneurismas de aorta infrarrenal rotos. La edad media de los pacientes oscilaba entre los 70 y los 90 años, de los que el 98% fueron hombres. Además, de los 42 pacientes estudiados, 9 (21,4%) fallecieron en quirófano.

En los 33 pacientes restantes, la incidencia del síndrome compartimental abdominal fue del 18,2%. En estos últimos, la mortalidad en el síndrome compartimental abdominal fue de 66,7% frente al 18,5% que no había desarrollado dicho síndrome. Los investigadores realizaron una laparotomía descompresiva en 4 pacientes que tuvieron una mortalidad del 50% frente al 100% respecto a aquellos a los que no se había realizado laparotomía descompresiva.

Los autores encontraron una relación entre el desarrollo del síndrome compartimental abdominal y la acidosis preoperatoria y postoperatoria (57,7 vs. 7,7%), la coagulopatía preoperatoria (41,7 vs. 4,8%), una tensión sistólica inferior a 90 mmHg preoperatoria (46,2 vs. 0%) y la administración de menos de 3 litros de cristaloides en 24 horas en postoperatorio (38,5 vs. 5%).

Estos hallazgos, según aseguran los autores del estudio, confirman que el síndrome compartimental abdominal es una patología frecuente que se asocia a una elevada mortalidad en pacientes con aneurismas de aorta infrarrenal rotos tratados con endoprótesis. El estudio se publica en la revista Angiología de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular.