El abordaje endovascular mediante endoprótesis aórticas ha crecido en los últimos años como consecuencia de un menor riesgo perioperatorio en detrimento de la cirugía abierta, que siempre ha sido el tratamiento habitual en los casos de aneurisma de aorta abdominal. Un estudio realizado por el Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Ramón y Cajal ha evaluado la rigidez arterial tras la implantación de dichas endoprótesis.

Los investigadores analizaron 3 grupos que habían recibido distintas endoprótesis aórticas como tratamiento de aneurisma de aorta abdominal: endoprótesis aórtica bifurcada estándar, endoprótesis ramificada (4 ramas), endoprótesis de sellado del saco. Cada grupo incluía a 2 pacientes a cada uno de los cuales se les analizaba los cambios individuales en la rigidez arterial.

Dicha rigidez arterial se midió mediante el análisis de la onda de pulso carótido-radial (AOP) y el índice de aumento (IA). Todos los pacientes eran hombres mayores de 70 años con aneurisma de aorta abdominal en rango quirúrgico y alto riesgo quirúrgico (ASAIII). Los autores observaron cambios variables del AOP carótido-radial y del IA75 en el postoperatorio en los pacientes incluidos.

Los resultados mostraron que las endoprótesis aórticas estaban implicadas en el cambio de los diferentes parámetros de rigidez arterial. No obstante, consideran necesario realizar un mayor número de estudios aleatorizados con una muestra de pacientes más grande para comparar los diferentes tipos de dispositivos endovasculares.

Por otra parte, los autores consideran importante realizar estudios a largo plazo para conocer las implicaciones que tienen las endoprótesis aórticas en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. La investigación se publica en la revista Angiología, la revista oficial de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular.