Para conocer las tasas de mortalidad e identificar la tipología de pacientes que tendrá un mayor número de complicaciones post-quirúrgicas, el Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital de Cabueñes, en Gijón, ha realizado un estudio, que se publica en Elsevier.

Para ello, realizaron un análisis descriptivo de los pacientes que, finalmente, fallecieron durante 6 años teniendo en cuenta las características demográficas, los factores de riesgo vascular y las comorbilidades asociadas, el diagnóstico en el momento del ingreso, el tipo de tratamiento recibido y los motivos de la defunción.

La valoración se realizó desde el año 2008 hasta el 2013. En este periodo de tiempo, 164 (05%) pacientes murieron. La mayoría de estos pacientes presentaban isquemia crítica (40%) e isquemia aguda (23%). Únicamente el 56% de ellos recibió tratamiento quirúrgico y un 38% tratamiento paliativo.

Entre los factores observados, el más asociado a descompensación de patología de base fue la cardiaca (80%). Además, en aquellos pacientes que fallecieron por motivos cardiacos, un 81% habían sido intervenidos quirúrgicamente. El fallo multiorgánico fue la principal causa de muerte de todos los subgrupos, con una tasa de un 43%.

Las conclusiones sugieren se debe realizar un mayor seguimiento de aquellos pacientes con cardiopatías, pues son los que sufren mayor número de descompensaciones. Realizar un seguimiento de estos pacientes puede minimizar estos episodios.