Endoprótesis a medida

Si bien algunos tratamientos se podrían generalizar si su eficacia quedara confirmada, como la angioplastia con balón de fármacos citada. Existen tratamientos que es mejor orientarlos en función de las necesidades de cada paciente y hacerlos únicos. Tal es el caso de la endoprótesis a medida que han realizado un grupo de médicos del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital de La Candelaria, en Tenerife.

Este dispositivo ha sido creado específicamente para reparar la dilatación de la aorta de un paciente. Las endoprótesis aórticas fenestradas (con ventanas) han supuesto un avance en el tratamiento de lesiones y patologías graves en la aorta pues impiden la circulación de la sangre gracias a la completa adaptación a la pared arterial. De esta forma, se evita que se rompa.

Gracias a los avances en la calidad de los materiales y en el diseño de prótesis ajustables a medida, podría empezar a implantarse como alternativa a la cirugía abierta tradicional del tórax en aquellos pacientes que hayan superado unos rigurosos criterios médicos, clínicos y anatómicos. Se conseguiría, así, ir superando progresivamente los 140 procedimientos realizados en 2015.

 

Evidencia de las estatinas

Pero como dice el refrán “más vale prevenir que curar”. Por eso, es mejor evitar las intervenciones quirúrgicas en la medida de lo posible mediante los tratamientos farmacológicos que estén disponibles, como es el caso de las estatinas, que podrían evitar ciertas enfermedades cardiovasculares. Así ha quedado reflejado en una de las últimas revisiones, publicadas en The Lancet, que evalúan la seguridad y la eficacia de esta terapia.  

Entre las principales conclusiones de la revisión se destaca que reducir 2 mmol/L de colesterol durante 5 años (como 40 mg de atorvastatina al día) conseguiría evitar ciertas enfermedades cardiovasculares. Pues, tal y como refleja la revisión, 1 mmol/L de reducción de colesterol LDL puede reducir el 25% riesgo de muerte coronaria y ataque cardiaco, accidente cerebrovascular isquémico, y procedimiento de revascularización coronaria, cada año (posterior al primero de tratamiento) en el que se continúa consumiendo estatinas.

Además, se encontró una relación entre la terapia con estatinas y la reducción del riesgo de padecer otras patologías, como las enfermedades respiratorias, las infecciones, las trombosis venosas profundas y la fibrilación auricular posoperatoria.

En lo relativo a los efectos secundarios producidos, las estatinas aumentaban el riesgo de miopatía (algunos podrían derivar a rabdomiolisis), aunque en proporciones muy bajas a lo largo de cada año de tratamiento. Las estatinas también incrementaban entre un 10 y un 20% el riesgo de desarrollar diabetes por cada 10.000 pacientes tratados al año.

No obstante, los investigadores aseguran que son más grandes las cifras de pacientes que evitan los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares mediante el tratamiento con estatinas, que aquellos que tienen efectos secundarios como consecuencia de su consumo, por lo que no habría motivo por el que desaconsejar su consumo o alarmar sobre los efectos secundarios.

 

Nanopartículas de plata

En lo relativo a la prevención, existen también nuevos tratamientos que se utilizan en clínicas privadas para conservar la extremidad y que evitarían la intervención por parte del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular. Así, por ejemplo, el hospital Issstecali o el hospital General de Rosarito, ambos ubicados en Baja California, en México, ya han implementado el uso de nanopartículas de plata con el objetivo de regenerar el tejido de aquellas personas con pie diabético que tienen úlceras.

En este último hospital, se pudo salvar las extremidades de 94% de los más de 100 casos. Además, 60 pacientes han podido salvar sus extremidades en México con esta técnica. En los niveles 1,2 y 3 es posible aliviar la extremidad casi al completo. Para el nivel 4 se ha conseguido un 10% de éxito.

Los buenos resultados de algunos tratamientos aplicados en Latinoamérica podrían servir de referencia como modelo de implantación en el sistema sanitario español, tanto público como privado con el fin de realizar un abordaje más completo de aquellos pacientes que necesiten apoyo de los Servicios de Angiología y Cirugía Vascular.

Tejidos sintéticos

Por otra parte, existen prototipos que si se generalizasen podrían mejorar la práctica médica. Esa es la propuesta que realizan un grupo de investigadores de la Universidad British Columbia que ha realizado diseños sintéticos de válvulas cardiacas, arterias y venas con el objetivo de que los cirujanos puedan realizar técnicas bypass sin necesidad de tejidos biológicos.

La composición de estos tejidos es hidrogel de alcohol polivinílico, un material que no se descompone y que no puede contaminarse, de forma que se podría realizar la cirugía de bypass en cualquier lugar sin necesidad de emplear arterias o venas de cerdos muertos o cadáveres humanos.

No obstante, estos dispositivos únicamente se podrían utilizar con fines didácticos, tal y como se detalla en la investigación que se publica en la revista Cardiovascular Engineering and Technology, y tal y como ya ha puesto en en práctica el Hospital General de Kelowna en metodologías educativas. Cuanto más realistas sean los modelos para la práctica quirúrgica, más fácil será preparar a los futuros cirujanos para la sala de operaciones.