La compra de productos ortoprotésicos ha sido propuesta por la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, y se han adherido varias comunidades autónomas, como Cantabria, Extremadura, Madrid y La Rioja, además del Ministerio de Defensa y el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa). El valor estimado de estos implantes es de 19,17 millones de euros.

Con esta compra, el gobierno pretende impulsar la eficiencia del Sistema Nacional de Salud en el campo de las prótesis, y facilitar la adquisición de estos materiales por parte de los hospitales públicos. “Los productos ortoprotésicos han sido adquiridos por acción conjunta de la Administración del Estado y los servicios de salud de las comunidades autónomas, mediante el sistema de compras centralizadas de productos sanitarios”, informa la agencia EFE.

Algunas comunidades autónomas, como es el caso de Aragón, facilitaban a los pacientes la adquisición de estos productos. El departamento de Sanidad de esta comunidad estableció desde 2014 ayudas económicas sobre prestación ortoprotésica. El importe de la financiación varía según el producto que necesite el paciente.