Las bacterias multirresistentes y los problemas derivados de los movimientos antivacunación son algunos de los temas que se están abordando en el 28.º European Congress of Clinical Microbiology and Infectious Diseases, ECCMID 2018, el mayor congreso a nivel internacional sobre Microbiología Clínica y enfermedades infecciosas. El evento, que este año se celebra en Madrid, ha alcanzado un nuevo récord de asistentes con cerca de 13.000 participantes.

“Es el congreso más grande de la historia. Estamos muy satisfechos”, ha señalado a MedLab Media Group Jesús Rodríguez-Baño, presidente electo y secretario general de la European Society of Clinical Microbiology and Infectious Diseases (ESCMID), para quien las resistencias antimicrobianas, las infecciones emergentes, el abordaje de los pacientes inmunodeprimidos y la vacunación son algunos de los temas más destacados entre todos los tratados durante el congreso.

“Los antivacunas están causando serios problemas y se están revisando algunos de los datos de mortalidad en enfermedades que pensábamos que estaban olvidadas y que por desgracia están volviendo a aparecer”, ha advertido el especialista, quien ha recordado que este año el sarampión se ha llevado más de 40 vidas en Europa, “cosa que no ocurría desde antes de que se extendiera la vacunación”.

En el marco de la lucha frente a las bacterias multirresistentes, a menudo se plantea la necesidad de hacer un uso adecuado de los antibióticos. “Para hacer un uso óptimo de antibióticos, se necesita un diagnóstico rápido”, ha apuntado el vicepresidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), Jordi Vila, para quien esa detección precoz es “lo más importante” para los microbiólogos hoy día.

Resistencia 0

“Las nuevas herramientas que van saliendo, incluyendo la secuenciación masiva, nos presentan un futuro realmente prometedor”, ha afirmado el especialista, según el cual el problema fundamental es que muchos hospitales no cuentan con un microbiólogo disponible las 24 horas del día. “Es evidente que no llegaremos nunca a resistencia 0 -ha añadido-, porque la problemática es muy compleja y hay múltiples factores que influyen en la aparición y la diseminación de bacterias multirresistentes”.

“Sí se puede conseguir, sobre todo a nivel local, disminuir la incidencia de infecciones por bacterias multirresistentes”, ha matizado Vila, para el que en ese sentido tienen un papel fundamental los PROA (programas de optimización de uso de antimicrobianos) y el Plan Nacional de Resistencias. Este último, ha explicado el experto, están haciendo “bastante hincapié” en el ámbito veterinario, en la línea con la iniciativa One health de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“No puedes considerar el ser humano como individuo aislado, sino que está en contacto con los animales, donde hay una presión selectiva por parte de la resistencia de los antibióticos importante y se generan muchas bacterias multirresistentes que llegan al ser humano. Y en el medio ambiente ocurre lo mismo”, ha explicado el representante de la SEIMC, que ha reivindicado mayor inversión “para investigar no solo en las bases moleculares de la resistencia a los antibióticos, sino también para el diseño de nuevos antibióticos”.

Una nueva especialidad

El microbiólogo ha aprovechado también para recordar una vez más la necesidad de crear una especialidad de enfermedades infecciosas en España, donde no existe, a diferencia de la mayoría de los países europeos. “Necesitamos especialistas que dominen el uso de antibióticos, cuándo utilizarlos, cuándo no, qué tratamiento dar… y para eso hace falta una especialidad, porque, al igual que en la Microbiología, los cambios son constantes y progresivos”, ha subrayado Vila.

En esa línea, el presidente electo de la ESCMID ha señalado que el motivo que frena al Ministerio de Sanidad a crear la especialidad es “probablemente la oposición de otros colectivos, como por ejemplo, algunos colegas de Medicina Interna, que piensan que el hecho de que los infectólogos tengan una especialidad les va a reducir su cartera de servicios; cosa que no es cierta, porque ya existen los servicios de enfermedades infecciosas”.

“Medicina Interna es una especialidad importantísima para el sistema sanitario, pero también la infectología, y el problema es que necesitamos formar a nuestros nuevos especialistas”, ha asegurado Rodríguez-Baño, que ha recordado que España ha sido el primer país en abstracts en los 3 últimos congresos y es el cuarto país en producción científica en el campo de las enfermedades infecciosas.

“Eso no es sostenible en el tiempo. Tenemos que formar normalmente a la siguiente generación, y eso requiere que haya una especialidad”, ha incidido el internista especializado en enfermedades infecciosas. “La oposición de algunos compañeros, y sobre todo de sus representantes, nos parece equivocada. Creo que tenemos que colaborar, trabajar juntos, en lugar de generar enfrentamiento”, ha concluido.