La jornada girará en torno a las pautas de actuación recomendadas a los profesionales sanitarios y sociosanitarios que atienden a personas procedentes de países donde se lleva a cabo la práctica de la Mutilación Genital Femenina, todas ellas recogidas en la Guía publicada este mismo año por el Gobierno Vasco. El consejero de Salud, Jon Darpón Sierra ha subrayado la importancia de esta publicación como herramienta para la prevención y detección de la Mutilación Genital Femenina.

La guía pretende proporcionar acciones efectivas de atención a las mujeres y a las niñas sometidas a este tipo de prácticas y, muy especialmente, evitando que más niñas residentes en nuestra comunidad sean víctimas de la mutilación genital. En su intervención, Jon Darpón ha recalcado que cualquier intervención en esta materia “debe partir de la consideración de la mutilación genital femenina como violencia contra las mujeres.

El consejero considera que se debe hacer hincapié en el empoderamiento de las víctimas como estrategia para la prevención, lo que evitaría dar una visión del problema solo desde el punto de vista sanitario. “Al mismo tiempo, debemos huir de la estigmatización de pueblos, comunidades y familias, y, por el contrario, fomentar el conocimiento y la sensibilidad para comprender este tipo de prácticas en el contexto en el que se producen”, ha subrayado.

El político recalca la importancia de aplicar esa visión transversal de género, es “la coordinación interdisciplinar entre los distintos profesionales del Sistema Sanitario y la colaboración con otros agentes comunitarios. Actualmente, en el Sistema Sanitario Vasco, las personas provenientes de países en los que se practica la mutilación genital femenina son alrededor de las 11.000 y el colectivo de riesgo de niñas de entre 0 y 14 años es de alrededor de 1.000 niñas.