Los niveles elevados del ácido araquidónico predicen la presencia y progresión del aneurisma de la aorta abdominal (AAA), según un estudio de los Centros de Investigación Médica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) y de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), elaborado en colaboración con científicos de la Universidad de Odense, en Dinamarca.

El equipo, dirigido por Aleix Sala (Hospital Clínico de Barcelona) y José Luis Martín Ventura (Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz), analizó los ácidos grasos omega 3 y omega 6 en 500 sujetos asintomáticos diagnosticados de AAA. Los científicos no observaron diferencias significativas entre pacientes y controles en el caso de omega 3; “posiblemente porque todos superaban ampliamente el dintel protector del pescado azul, que es de 2 raciones semanales”, sugieren.

Sin embargo, en comparación con los controles sanos, los niveles circulantes de ácido araquidónico de los pacientes asintomáticos estaban aumentados, lo que podía dar lugar a mediadores lipídicos proinflamatorios perjudiciales para la pared arterial. Tras 5 años de seguimiento, la progresión de la AAA era superior en los pacientes con niveles incrementados de ácido araquidónico. “Los resultados indican, por tanto, un nuevo biomarcador diagnóstico y pronóstico del AAA”, sentencia Sala en una nota de prensa.

Actualmente el AAA no cuenta con ningún tratamiento farmacológico que prevenga su progresión; tanto es así que, cuando el AAA supera los 5,5 centímetros, la única solución posible es quirúrgica. “Por lo tanto, la búsqueda de biomarcadores circulantes que ayuden en el diagnóstico y/o pronóstico de la enfermedad es de máximo interés”, justifica Sala. Además, tal como se ha demostrado en modelos animales, la inhibición de este sistema podría ser una nueva diana terapéutica.