La isquemia crónica crítica de miembros inferiores se trata de una manifestación de la enfermedad arterial periférica que se da en forma de dolor isquémico crónico en reposo o lesiones isquémicas cutáneas, úlceras o gangrena con síntomas que están presentes por más de 2 semanas. Además, los síntomas se deben al deterioro de la irrigación sanguínea a la pierna y el pie debido al estrechamiento de las arterias causado por la aterosclerosis.

En este sentido, la aterosclerosis es una enfermedad de las arterias causada por una acumulación de placa compuesta de grasa, colesterol, calcio y otras sustancias en la sangre. Con el transcurso del tiempo, la placa produce un estrechamiento en la arteria en el muslo o por debajo de la rodilla.

Asimismo, esta revisión se centra en un subgrupo de pacientes con enfermedad arterial por debajo de la rodilla que se podrían beneficiar con una intervención que restablece el flujo sanguíneo al insertar e inflar un globo para reabrir la arteria que presenta el estrechamiento. Además, los tipos de stent utilizados en este procedimiento varían, puesto que van de un simple stent metálico no revestido hasta un stent revestido con medicación.

Estudio y resultados

Se identificaron 7 ensayos con un total combinado de 542 participantes que compararon la angioplastia transluminal percutánea (ATP) sola versus ATP con colocación de stent. Un ensayo asignó al azar los miembros a la ATP sola o a la ATP con colocación de stents y los estudios restantes asignaron al azar a los participantes. Además, el análisis completo de 5 ensayos muestra que la tasa de éxito técnico de la reapertura de la arteria que presenta el estrechamiento fue mayor en el grupo de stent que en el grupo que en el grupo de ATP.

No obstante, no se observaron diferencias claras en la permeabilidad de los vasos sanguíneos tratados a los 6 meses. Tampoco hubo diferencias significativas entre los grupos de tratamiento en la tasa de complicaciones del procedimiento, el número de amputaciones mayores a los 12 meses ni el número de muertes en esta franja de tiempo.

Certeza de la evidencia

La certeza general de la evidencia aportada por los ensayos incluidos en esta revisión fue moderada. Los ensayos difirieron, ya que 2 estudios informaron de manera deficiente los métodos utilizados para generar los números aleatorios y para asignar a los participantes a diferentes grupos. No obstante, en general, la certeza de evidencia se disminuyó para todos los resultados en un nivel, a moderada, debido a la inconsistencia de los resultados entre los estudios y a los números pequeños de estudios y participantes.

Conclusión

La ATP con colocación de stents es mejor que la ATP sola para restaurar la permeabilidad de los vasos sanguíneos de inmediato. Sin embargo, no se encontraron diferencias claras en la permeabilidad a corto plazo a los 6 meses entre los 2 grupos. Los ensayos no muestran diferencias claras entre los grupos en las complicaciones en el momento o cerca del momento del procedimiento, la amputación mayor ni la muerte.

Asimismo, los datos disponibles en la actualidad indican que la evidencia de certeza alta no es suficiente para indicar que la ATP con colocación de stents es superior a la ATP sola para el tratamiento de las lesiones arteriales infrapoplíteas. Además, los estudios adicionales deben estandarizar la administración de fármacos que diluyen la sangre antes y después de ambas intervenciones para mejorar la comparabilidad de los 2 tratamientos.