Los departamento de Oftalmología y Otorrinolaringología de la Universidad de Pekín, en China, sugieren en un estudio la relación entre el calibre vascular retiniano y la enfermedad de Ménière. “Estudios previos habían relacionado la presencia de trastornos vasculares y la enfermedad de Ménière; sin embargo, pocos estudios han informado sobre su relación con los trastornos vasculares de la retina”, justifican los autores del texto, un estudio prospectivo publicado en la revista Ear, Nose and Throat / Otolaryngology.

El estudio se llevó a cabo con 62 sujetos sanos y 60 pacientes de Ménière; 24 de ellos sufrían migrañas mientras los otros 36 no sufrían ese problema. Los calibres vasculares retinianos se calcularon y compararon no solo entre los pacientes con enfermedad de Ménière y los sujetos sanos, sino también entre los subgrupos de pacientes con Ménière.

Los investigadores chinos descubrieron que el calibre de la arteria retiniana era ligeramente mayor en los pacientes con enfermedad de Ménière en comparación con sus homólogos sanos emparejados por edad, sexo y factores de riesgo vascular. La relación arteria-vena retiniana también fue más alta en quienes padecían el trastornos auditivo y, dentro de este grupo, los que sufrían migrañas eran los que presentaban una arteria de mayor calibre.

Además, según la investigación, la presencia de migrañas y la alta frecuencia de ataques de vértigo parecían aumentar el calibre de la arteria retiniana. “Aunque la relación fisiopatológica entre la migraña y la enfermedad de Ménière aún no está clara, la presencia de ataques de migraña puede agravar el hidrops endolinfático en pacientes con esta patología auditiva”, consideran los autores, quienes sugieren explorar más ampliamente la asociación entre el calibre vascular de la retina y la enfermedad de Ménière.