Estos galardones son los mejor dotados en el campo de las ciencias de la salud y reconocen a jóvenes investigadores residentes en España por su trayectoria y su proyección de futuro. La dotación económica permite que los jóvenes investigadores puedan continuar con proyectos que no están financiados por otras instituciones.

El premio ha sido otorgado a Borja Ibáñez Cabeza “por su contribución a la lucha contra las enfermedades cardiovasculares”.

Así lo declaró el jurado, presidido por Andreu Mas-Colell, Ibáñez, presidente del Barcelona Institute of Science and Technology (BIST), director de un grupo del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), cardiólogo en el Hospital Fundación Jiménez Díaz y con formación en el Mount Sinai School of Medicine de Nueva York.

Quidant, por su parte, ha sido proclamado ganador del I Premio Fundación Banco Sabadell a las Ciencias y la Ingeniería por sus aportaciones en el campo de la Nanofotónica, entre las que destacan sus pinzas nano que permiten atrapar y mover partículas sin modificarlas.

Quidant trabaja desde el año 2002 en el Instituto de Ciencias Fotónicas de Barcelona (ICFO) y es pionero en investigaciones de Nanoóptica y Nanoplasmónica, campos que ofrecen posibilidades en una amplia variedad de aplicaciones tecnológicas, entre las que destacan los diodos, los conmutadores, los circuitos ópticos, los biosensores y las terapias fototérmicas.