El acuerdo entre EPES y CNIC ha sido suscrito por sus gerentes, Luis Olavarría y Alberto Sanz, respectivamente, con el reto de constituir el marco de trabajo para que profesionales de ambas organizaciones puedan desarrollar conjuntamente proyectos científicos y ensayos clínicos para comprender las bases fundamentales de la salud y de la enfermedad cardiovascular y su aplicación dentro del ámbito de las urgencias y las emergencias sanitarias.

Con este convenio de colaboración, EPES y CNIC buscan mejorar el pronóstico de los pacientes atendidos por infarto agudo de miocardio. El proyecto, denominado “MOVE ON! Trial”, se realizará en 1.250 pacientes con infarto agudo de miocardio con elevación del ST, reclutados por los profesionales de los servicios de emergencias médicas fuera del hospital y que vayan a ser sometidos a angioplastia primaria.

El desarrollo de este proyecto se realizará dentro del programa Código Infarto. Este sistema de alerta busca acortar los tiempos de asistencia a los ciudadanos que padecen esta dolencia, mediante un trabajo coordinado y en equipo de los diferentes niveles asistenciales. Todo ello basado en protocolos científicos actualizados que indican que la desobstrucción precoz de la arteria lesionada ha demostrado ser la mejor opción terapéutica en el infarto agudo de miocardio.