Complicación del riesgo cardiovascular.

Una complicación del riesgo cardiovascular podría ser la disfunción eréctil. Así lo ha puesto de manifiesto la SEMI (Sociedad Española de Medicina Interna) en una reunión en Valencia. En este encuentro, celebrado el 9 y 10 de mayo, se han abordado las principales complicaciones del riesgo cardiovascular. En este sentido, los especialistas han señalado que la enfermedad vascular ocular es otra complicación del riesgo cardiovascular.

Tal y como indica la SEMI, los factores de riesgo de los pacientes con riesgo vascular son la obesidad, la hipertensión y la hipercolesterolemia. Según subraya, la enfermedad cardiovascular sigue siendo la primera causa de mortalidad en España. El control de los factores de riesgo ha permitido reducir su incidencia, reconoce la SEMI.

Los especialistas reunidos en este foro han abordado algunas de las complicaciones del riesgo cardiovascular. Entre estas han citado la disfunción eréctil, la trombosis venosa o la enfermedad vascular ocular. El internista tiene un papel fundamental en el tratamiento de estas patologías, recalca la SEMI. Tal y como explica José Francisco Gómez “es competencia de la Medicina Interna coordinar las intervenciones para prevenir su incidencia”.

De hecho, explica, son los profesionales internistas los que se deben de hacer cargo del diagnóstico y tratamiento que evite estas complicaciones. El internista del Hospital Infanta Sofía recuerda que son estos profesionales quienes deben controlar el tratamiento farmacológico de estos pacientes.

Paciente diabético: mayor riesgo

Por otro lado, la SEMI recuerda que el paciente diabético tiene un mayor riesgo de presentar enfermedad cardiovascular. Lo mismo sucede con el enfermo de hígado graso no alcohólico, añade. Esta enfermedad se relaciona estrechamente con el riesgo cardiovascular debido a su vinculación a la obesidad.

La SEMI recuerda la importancia de prevenir el ictus y las enfermedades cardio embólicas en los pacientes oncológicos. “Las decisiones sobre anticoagulación son más complejas si se añaden trastornos propios de la enfermedad tumoral”, concluye.

Durante este encuentro la sociedad científica ha presentado 2 estudios: NONAVASC 2 y REHGNA. El primero de ellos se dirige a los pacientes nonagenarios. El segundo analiza el impacto cardiovascular de la enfermedad por hígado graso no alcohólico, detalla.