La incidencia anual de rotura de aneurisma cerebral es de 10 de cada 100.000 personas: unos 27.000 pacientes al año en Estados Unidos, con mayor frecuencia en personas de entre 30 y 60 años, según estima el National Institute of Neurological Disorders and Stroke. Los posibles factores de riesgo de ruptura son la hipertensión, el abuso de alcohol, el abuso de drogas (especialmente cocaína) y el tabaquismo.  Además, el estado y tamaño del aneurisma afectan al riesgo de ruptura, señalan los expertos.

Concerto 3D tiene pequeñas fibras PGLA que sobresalen más allá de la longitud de la bobina de nailon y PGLA, lo que permite una mayor amplitud entre la bobina y el mecanismo de empuje. Todos los dispositivos Concerto 3D presentan dichas fibras que, según señalan los desarrolladores, reducen a menos de un 30% las tasas de flujo en comparación con otros dispositivos metálicos equivalentes.

Dicho mecanismo ha demostrado mejorar la respuesta trombogénica global, según explica Medtronic, la entidad que los fabrica. Concerto 3D podría utilizarse junto con el dispositivo Concerto Helix, desarrollado por la misma empresa y fabricado a través del mismo sistema. La única diferencia entre ambos dispositivos es la forma, recalcan los expertos.

El National Institute of Neurological Disorders and Stroke, que pertenece a los National Institutes of Health (NIH) de Estados Unidos, ha realizado una reciente investigación sobre el riesgo de ruptura de los aneurismas pequeños (de menos de 7 milimetros). Dicho estudio, realizado en 4.000 pacientes de 61 centros sanitarios, mostró que el riesgo de ruptura era bajo si bien recomiendan el diagnóstico y tratamiento precoz.