Consumo de lácteos y salud.

El consumo de lácteos moderado no está científicamente relacionado con la salud cardiovascular. Una evaluación de Nutrimedia, del Observatorio de Comunicación Científica, asegura que el grado de certeza de que los lácteos sean beneficiosos es bajo. Esta afirmación se ha hecho pública después de que The Lancet publicara un estudio que aseguraba todo lo contrario.
El proyecto de Nutrimedia no ha cotejado lácteos enteros y de bajo contenido en grasa. Aún así afirma que la certeza de que tengan un efecto cardiovascular sigue siendo un condicional. Aunque “podría ser beneficio”, no hay nada concluyente y se necesita más investigación para aclarar esta relación.

Si el grado de certeza de los resultados de la investigación fuera alto, sería correcto afirmar que los lácteos previenen las enfermedades cardiovasculares; del mismo modo, si el grado de certeza fuera moderado, habría que decir que pueden prevenirlas. Pero la certeza que ofrece la investigación es baja, y tenemos que usar un lenguaje que exprese esta incertidumbre”, aseguró Gonzalo Casino.

Ante la disyuntiva “lácteos sí o lácteos no”, las conclusiones apuntan a que “es posiblemente cierto que ayuden a prevenir las enfermedades cardiovasculares”. Desde Nutrimedida recuerdan que posiblemente cierto es uno de los niveles de veracidad junto a cierto, probablemente cierto y posiblemente incierto.

Estudio PURE

Montserrat Rabassa, autora del informe técnico, explicó que los resultados indicaban que el consumo de lácteos se relacionaba con menos enfermedad cardiovascular. El estudio PURE (Prospective Urban Rural Epidemiological) así lo recoge, al igual que otros informes incluidos en las revisiones sistemáticas.
Este estudio se llevó a cabo con 136.384 personas de 21 países y tuvo mucha repercusión mediática. Según Casino, algunos de los mensajes eran muy exagerados porque daban por sentado que el consumo de lácteos era bueno para el corazón. La incertidumbre existente no quedaba manifiesta, tal y como apuntó.

Consumo de lácteos controvertido

El consumo de lácteos debe formar parte de la vida diaria de cualquier persona. Leche, mantequilla, queso y derivados ofrecen un perfil nutricional de alto valor biológico. Además, proporciona los minerales (potasio, fósforo, calcio), vitaminas (A, B6, B12, D), lactosa y grasa necesarios. En muchas ocasiones, el alto contenido en grasa saturada, azúcar y sal de estos alimentos tienen cierta controversia.
HTML tutorial

Las principales guías de alimentos sugieren los lácteos bajos en grasa para aquellos con problemas de sobrepeso. Además, también están indicados en pacientes con problemas cardiovasculares por su poco contenido en colesterol, grasas saturadas y energía. La Agencia de Salud Pública de Cataluña, por el contrario, no recomienda nada sobre el consumo de lácteos.

Se limita a sugerir una vida saludable sin tabaco, alcohol y sí con una dieta adecuada y actividad física. Según esta agencia, estas recomendaciones son suficientes para disminuir la mortalidad cardiovascular (un 31% de la global, según la OMS).