El tratamiento presentado fue desarrollado por investigadores de la Universidad McMaster, en Canadá, que previamente realizaron un estudio con 67 pacientes, de 77 años de media, que requerían una inversión urgente de una hemorragia grave en las 18 horas siguientes, bien de forma directa (mediante apixaban, rivaroxaban o edoxaban) o indirecta (con enoxaparin).

"Andexanet es el primer agente diseñado para la reversión de los inhibidores de factor 'Xa'. Aunque se ha demostrado que reduce la actividad anti 'Xa' en voluntarios, hasta ahora no hemos tenido experiencia en pacientes con sangrado grave", ha indicado el coautor del estudio, Mark Crowther.

Todos los pacientes que recibieron el tratamiento sufrieron una hemorragia grave: un 49% por sangrado grastrointestinal y un 42% por intracraneal. Para frenarla, se les administró una dosis de 15 a 30 minutos, seguida de una infusión de 2 horas. Todos ellos fueron evaluados antes, durante y después de la infusión, especialmente en las 4, 8 y 12 horas siguientes a su administración.

Transcurridos los primeros 30 minutos, se redujo la actividad anticoagulante en un 90%. A las 12 horas, la eficacia hemostática clínica fue calificado como "buena a excelente" en el 79% de los pacientes.

Del total de pacientes incluidos para evaluar la eficacia, un 89% de ellos mostró una disminución de la actividad del "anti Xa" en aquellos expuestos a rivaroxabán, mientras que aquellos a las que se les administró apixaban redujeron la actividad en un 93%. Ello sugiere que dicho tratamiento puede ser una alternativa para frenar la hemorragia grave de forma rápdia.