Según los investigadores, la prevalencia de aterosclerosis subclínica y los principales predictores de progresión de esta entidad han sido insuficientemente estudiados en pacientes tratados con DP. Por esta razón, se realizó un estudio prospectivo, multicéntrico y observacional con 237 pacientes tratados con DP durante, al menos, 3 meses. No tenían antecedentes conocidos de enfermedad o evento cardiovascular.

Se utilizó la ecografía vascular para caracterizar la enfermedad aterosclerótica subclínica. Un total de 123 pacientes (51,9%) y 79 del grupo de control (33,5%) presentaron al menos una placa carotídea. El análisis multivariante identificó una mayor edad, el tercil más alto de proteína C reactiva y niveles más bajos de 25OH vitamina D (pero no de 1,25OH vitamina D) como predictores clínicos independientes de progresión de la enfermedad aterosclerótica.

Al introducir en el análisis estimadores objetivos de enfermedad vascular, la presencia de, al menos, una placa carotídea en la ecografía basal, los niveles de proteína C reactiva y de 25OH vitamina D se mantenían como predictores independientes de progresión de la enfermedad. Para los autores, estos resultados pueden contribuir a mejorar la identificación de los grupos de alto riesgo cardiovascular.