El corazón artificial diseñado por los cardiólogos rusos permite reducir el riesgo de trombosis gracias a una bomba de discos insertada en su funcionamiento. mo, gracias a este mecanismo también se reduce el contacto de sus piezas con la sangre, según ha explicado Alexey Fomichev, uno de los cirujanos que ha participado en el diseño del corazón artificial. El tiempo de vida del corazón artificial se estima en 30 años.

Otra de las ventajas que ofrece el corazón artificial ue su peso es más reducido, por lo que puede implantarse de una forma sencilla. El diseño aún está en fase de prueba y los cirujanos prevén implantarlo este otoño en animales para constatar su seguridad y funcionamiento. Tal y como han destacado, esperan poder emplear dispositivos similares a este para tratar a pacientes que esperan un trasplante y para prolongar la vida de las personas mayores.