“Los programas nacionales de cribado se utilizan para detectar diferentes tipos de cáncer. Sin embargo, hay poca investigación sobre programas similares de cribado para la enfermedad cardiovascular asintomática, a pesar de que provoca más muertes”, señala Jes Lindholt, profesor de Cirugía Vascular en el Odense University Hospital de Dinamarca.

El ensayo VIVA (por sus siglas de Viborg Vascular) probó el impacto que tenía el cribado de aneurisma de aorta abdominal en la mortalidad, así como la detección de la enfermedad arterial periférica y la hipertensión. El estudio prospectivo aleatorizado incluyó a todos los hombres de 65 a 74 años que vivían en la región de Dinamarca central.

El 3% tenía aneurismas

La mitad de la muestra se sometió a un cribado de aneurisma de aorta abdominal mientras que la otra mitad solo acudió al especialista si tenía síntomas relacionados o iba al médico por otros motivos. Los hombres del grupo de cribado se sometieron a pruebas de ultrasonidos/ecografías de aorta y a pruebas de presión arterial respecto al tobillo y al brazo (como se observa en la imagen).

Más del 20% de los que recibió el cribado de aneurisma de aorta abdominal tuvo resultados positivos en las pruebas:

  1. El 3% tenía un aneurisma de aorta abdominal.
  2. El 11% tenía enfermedad arterial periférica.
  3. El 11% sospechaba que tenía hipertensión no tratada.

“Nos sorprendió mucho que, a pesar de que la asistencia sanitaria moderna tiene a su alcance herramientas de diagnóstico en cualquier parte, 1 de cada 5 hombres tenían enfermedad vascular no diagnosticada", explicó el profesor Lindholt.

Después de 5 años, se salvaron 149 vidas más en el grupo de cribado de aneurisma de aorta abdominal frente al grupo control (2.566 muertes vs. 2.715, respectivamente). Ello implica que se salva una vida por cada 169 hombres examinados y se produce una reducción estadísticamente significativa del riesgo relativo (del 7%) en comparación con la ausencia de programas de detección.

Nunca se había visto un resultado de esta magnitud en los programas generales de detección", subraya el profesor Lindholt. El coste de detección fue de 148 euros adicionales por paciente, con una rentabilidad del 96%, así como una mayor esperanza y calidad de vida, según apuntan los autores. Debido a los beneficios de cribado de aneurisma de aorta abdominal, tanto para los pacientes como para la Administración Pública, los especialistas recomiendan que empiecen a implantarse este tipo de programas.