La investigación afirma que el ejercicio físico dividido en intervalos de alta intensidad, también denominado HIIT, parece ser mejor tolerado y seguro en relación al entrenamiento continuo moderado. Da lugar a adaptaciones centrales y periféricas a corto y largo plazo. En pacientes estables induce a mejoras clínicas sustanciales, incluyendo efectos beneficiosos sobre varios factores pronósticos (VO2 peak, función ventricular y función endotelial, así como mejorar la calidad de vida. La intensidad del ejercicio en pacientes de enfermedades cardiacas es el factor clave para determinar la efectividad del entrenamiento, al considerar que una mayor intensidad de ejercicio es difícil de mantener durante un periodo prolongado.

El entrenamiento interválico permite completar volúmenes de trabajo acumulados a altas intensidades que con el método continuo no se pueden alcanzar. Según señalan los investigadores, el entrenamiento continúo moderado ha sido por muchos años la base del entrenamiento en estos pacientes. De hecho, la recomendación internacional de actividad física para pacientes con enfermedad coronaria corresponde a 30-60 minutos de ejercicio, a moderada intensidad, al menos 5 días a la semana, ya que la finalidad del entrenamiento aeróbico es introducir un estrés en el organismo para generar adaptaciones, la intensidad del ejercicio en la prescripción toma un papel fundamental en la efectividad de un programa de rehabilitación.

Este estudio demuestra que el entrenamiento interválico de alta intensidad es una herramienta tiempo-eficiente que permite completar volúmenes de trabajo acumulados que con el método continuo no se pueden alcanzar. Al comparar HIIT con un entrenamiento continuo de intensidad moderada en pacientes con enfermedades cardiovasculares, la mejora en el VO2 peak es superior en 2-3 ml/kg/min y una mejora en el umbral anaeróbico; esto se ve reflejado en un aumento del 10-25% de sobrevivencia por cada 1 MET de mejora en la capacidad física. La mejora en el VO2 peak se puede observar entre la semana 2-4 posterior a un entrenamiento de HIIT, y es el principal resultado posterior a un programa de este tipo.