Según explican los autores, las estenosis, aneurismas y trombosis son complicaciones frecuentes de la fístula arteriovenosa. Normalmente, se tratan con angioplastia transluminal percutánea con balón, pero en ocasiones es necesario colocar una prótesis endoluminal. Aun así, a veces no se consigue resolver el problema y se cierra la fístula.

El trabajo tenía como objetivo evaluar la eficacia y la seguridad a medio plazo del estent recubierto Gore® Viabahn®, de reciente comercialización. También se pretendía analizar la incidencia de eventos adversos asociados a la punción de la prótesis, ya que la ficha técnica no incluía datos.

El estudio incluyó a todos los pacientes a los que se implantó el estent recubierto Gore® Viabahn® entre enero de 2014 y abril de 2017. La eficacia se evaluó mediante parámetros funcionales durante la hemodiálisis y mediante la permeabilidad primaria y secundaria a los 6 y 12 meses. La seguridad se midió determinando la presencia de alguna complicación.

Los resultados revelaron que a los 6 meses de la implantación el 65% de los pacientes tenía permeabilidad primaria y el 80% secundaria. A los 12 meses, el 50,7% presentaba permeabilidad primaria y el 73% secundaria. A excepción de una infección, no se observaron eventos adversos relacionados con la punción, ni clínica ni radiológicamente.

A partir de estos y otros datos, los investigadores del Hospital Reina Sofía aseguran que el estent bierto Gore® Viabahn® es seguro y eficaz para tratar aneurismas, estenosis y roturas de la fístula arteriovenosa nativa, ya que proporciona excelentes parámetros de diálisis y alta permeabilidad primaria y secundaria.