El principal objetivo de esta nueva prestación es, “disminuir la tasa de amputaciones en este grupo de pacientes, que ocasionan importantes daños invalidantes y merman la calidad de vida”, según reza la nota de prensa, que explica cómo “con este nuevo circuito, podrán ser atendidos un acto único por endocrinos y cirujanos vasculares”.

El proceso, inscrito en el Plan Integral de Diabetes de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, empezará a trabajarse en una primera fase de pilotaje en la que participarán, durante 6 meses, los centros de salud de Albolote y Zaidín. Desde ellos comenzarán a derivarse pacientes a los que, en el nuevo servicio, se les realizarán estudios metabólicos y neuropáticos.

De estos últimos, tanto angiológicos como neurológicos, se encargarán los cirujanos vasculares; en este caso, José Moreno y José Damián Herrera. Mientras, del estudio metabólico se encargarán los endocrinos; concretamente en esta fase de pilotaje serán Pablo López y Martín López. Todos ellos deberán colaborar estrictamente con los servicios de Traumatología y Atención Primaria.

Finalmente, y en función de la valoración de estos profesionales, “el paciente será derivado a la consulta de Rehabilitación, si requiere prescripciones de ortopedia, o bien a Traumatología, si se considera necesaria una intervención quirúrgica”. Luis Miguel Salmerón y Elena Torres, directores de las unidades implicadas, serán los encargados de coordinar la acción.