El marcapasos Micra se ancla en la pared interior gracias a unas pequeñas púas y así queda alojado y fijo. El dispositivo está provisto de un electrodo que será el que emita los impulsos eléctricos que mantendrán un ritmo cardiaco adecuado en todo momento. Hasta ahora, se han implantado en 2 pacientes del hospital desde que esta tecnología comenzara a utilizarse en algunos hospitales de España en 2015.

En contraste con el procedimiento actual, el marcapasos Micra intracavitario no requiere de incisiones quirúrgicas en el tórax ni la creación de “bolsillo” debajo de la piel, según indican en una nota de prensa del centro hospitalario. Este dispositivo elimina las posibles complicaciones derivadas del implante con electrodos.

Asimismo, el marcapasos Micra intracavitario elimina cualquier signo visible del dispositivo y ha demostrado ser seguro y disminuir el riesgo de infecciones con respecto al implante convencional. Este dispositivo está especialmente indicado para aquellos pacientes que no precisan de estimulación en la aurícula y que tienen dificultades para la implantación de un dispositivo convencional o padecen alguna comorbilidad especial.

El jefe de Cardiología del HUC, Ignacio Laynez, destaca que es capaz de abordar determinadas situaciones para las que antes era necesario realizar una compleja intervención quirúrgica, gracias al implante de estos “micro” marcapasos.