Durante la investigación los pacientes han consultado las bases de datos de ambos modelos. Por otro lado, se ha introducido la información sobre variables perioperativas, comorbilidades y medicación para predecir los efectos adversos en un modelo de regresión logística, entendiendo como tales un accidente cerebrovascular posoperatorio, un infarto de miocardio o la mortalidad.

Los resultados del estudio señalan que el modelo VSGNG es capaz de predecir efectos adversos y lo validan como una herramienta útil para estratificar y predecir el riesgo en pacientes sometidos a una endarterectomía carotídea. La investigación avala este modelo y destaca que constituye un método simple y fiable para estos enfermos.

El VSGNG está desarrollado por médicos, directivos de hospitales y personal investigador con el objetivo de mejorar el cuidado de las personas que sufren alguna enfermedad vascular. A través de la recolección y el intercambio de información, estos profesionales buscan continuar mejorando la calidad, la seguridad, la efectividad y el coste de estos cuidados.

Este grupo, creado en 2001, alimenta una serie de registros centrales con datos actualizados de 12 procedimientos de cirugía vascular. Forma parte del Vascular Quality Iniciative (VQI), una iniciativa que recoge datos de seguimiento perioperatorios para generar informes en tiempo real que evalúen la calidad de la atención y determinen las mejores prácticas en cirugía vascular.

En la actualidad, 370 centros y más de 2.800 médicos de Estados Unidos y Canadá participan en el modelo VQI. En definitiva, se trata de grupos regionales que evalúan y certifican la calidad de 12 procedimientos dentro del campo de la Cirugía Vascular, y que con sus informes contribuyen a mejorar la atención a estos pacientes.