GLAGOV (Global Assessment of Plaque Regression with a PCSK9 Antibody as Measured by IntraVascular Ultrasound) es un ensayo de fase 3 diseñado para evaluar el efecto de evolocumab en el cambio en la carga de EAC en 968 pacientes con indicación clínica de angiografía coronaria y que reciben un tratamiento adecuado con estatinas.

Evalocumab es un anticuerpo monoclonal que inhibe la proproteína convertasa subtilisina/kexina tipo 9 (PCSK9) que se utiliza para el tratamiento de cierto tipo de pacientes con colesterol LDL elevado (c-LDL).

Este compuesto, que se comercializa con el nombre Repatha®, modifica la formación de la placa aterosclerótica en las arterias coronarias de los pacientes ya tratados con tratamiento optimizado con estatinas, según lo determinado mediante ecografía intravascular (IVUS, por sus siglas en inglés) a nivel basal y en la semana 78.

“En este estudio se muestra que la reducción máxima del c-LDL con Repatha® (evolocumab), de hecho, puede regresar la enfermedad aterosclerótica coronaria en comparación con un tratamiento basado únicamente en estatinas”, explica el Sean E. Harper, vicepresidente ejecutivo de Investigación y Desarrollo en Amgen, laboratorio farmacéutico autor del estudio.

“De hecho, 2 tercios de los pacientes que fueron tratados con Repatha® en el estudio, la amplia mayoría de los cuales ya había recibido un tratamiento con estatinas de alta o moderada intensidad a nivel basal, experimentó una reducción de la placa.”

Los pacientes del grupo de evolocumab experimentaron una reducción del 0,95% frente al valor basal en el PAV en comparación con un aumento del 0,05%  frente al valor basal en los pacientes que recibieron tratamiento optimizado con estatinas más placebo.

Asimismo, añadir evolocumab al tratamiento con estatinas redujo la placa en el PAV en un mayor porcentaje que los pacientes que habían recibido placebo (64,3% frente al 47,3%, respectivamente). A nivel basal, el 98% de los pacientes en ambos grupos recibieron tratamiento con estatinas de alta o moderada intensidad.

Los pacientes del grupo tratado con evolocumab experimentaron una disminución media del volumen total del ateroma (VAT, por sus siglas en inglés) normalizado, que es una medida del volumen de la placa, de 5,8 mm³ frente a 0,9 mm³, observado en el grupo de placebo. La diferencia entre los 2 comparadores fue estadísticamente significativa.

La mayoría de los eventos adjudicados fueron revascularizaciones coronarias (10,3% en evolocumab frente al 13,6% del grupo placebo); seguido por el infarto de miocardio (2,1% en evolocumab y 2,9% en placebo). El resto de los eventos cardiovasculares adjudicados ocurrieron en menos de un 0,8% de los pacientes en cada grupo de tratamiento.