La investigación se llevó a cabo mediante una revisión de los ensayos en función de distintos criterios. Se analizó a los pacientes adultos sometidos a cirugías bajo anestesia general y a aquellos que recibieron sevoflurano, desflurano o isoflurano. Asmismo, se evaluó el suministro de anestésicos inhalatorios frente al suministro de anestesia general intravenosa; la tasa de mortalidad y las complicaciones postquirúrgicas y además, se estudiaron ensayos aleatorios controlados.

El estudio incluyó 68 ensayos controlados aleatorizados que incluyeron a 7.104 pacientes. En la cirugía cardiaca, los anestésicos inhalatorios se asociaron a una tasa de mortalidad menor y a un menor número de complicaciones postquirúrgicas. En el caso de la cirugía no cardiaca, el uso de los anestésicos inhalatorios no se asoció a una menor mortalidad o a un menor número de complicaciones.

Los investigadores concluyen que, en la cirugía cardiaca, no así en la no cardiaca, al comparar la anestesia total intravenosa con los anestésicos inhalatorios, estos últimos están asociados a una tasa menor de mortalidad y a un menor número de complicaciones tras la cirugía.