Esta guía, desarrollada con el apoyo de laboratorios Servier, tiene como principal objetivo establecer unas normas y recomendaciones básicas para mejorar la atención a las personas con insuficiencia venosa crónica desde la farmacia, así como para analizar la importancia de la enfermedad como principal causa del síndrome de piernas cansadas. Además, pretende ayudar al farmacéutico en la interpretación de los síntomas y signos.

Por otra parte, le proporciona diversos consejos para adquirir habilidades en la exploración física y le ayuda a clasificar la insuficiencia venosa crónica, a conocer las distintas opciones de tratamiento y a saber cuándo derivar al médico. La unión de las 2 sociedades científicas hace que este documento práctico sea pionero en cuanto a filosofía y ejecución, según definen los especialistas en un comunicado de la SEACV.

“El papel del farmacéutico siempre ha sido clave en el abordaje del paciente con enfermedad venosa crónica. Los médicos especialistas en Angiología y Cirugía Vascular y de Atención Primaria nos hemos concienciado de la importancia del farmacéutico como personal sanitario clave en la adherencia al tratamiento prescrito y la detección precoz de la patología”, asegura Rodrigo Rial, vicepresidente segundo del CEFyL y coautor de la guía.

Según indica Irene Escudero, farmacéutica comunitaria en Zaragoza y coautora de la guía, “el paciente no debe actuar de vector entre el médico de Atención Primaria y el farmacéutico. Es un trabajo multidisciplinar en el que todos los profesionales sanitarios que rodean al paciente debemos trabajar conjuntamente en beneficio de la salud de este”.