El tratamiento hipolipemiante ha logrado acercar a España a los objetivos de control de colesterol LDL (lipoproteínas de baja densidad), aunque los niveles siguen siendo elevados, según los resultados del estudio Euroaspire V, del que se hace eco el Hospital Universitario Virgen Macarena en una nota de prensa. El estudio multicéntrico, en el que han participado 27 países, muestra que, en España, el uso de este tipo de terapia farmacológica reductora de los niveles de lípidos en sangre alcanza el 98%, superando la media del 84% del resto de países.

En España, el 49% de los pacientes en tratamiento hipolipemiante logra acercarse al objetivo de colesterol LDL (menos de 70 mg/dl), superando de nuevo la media del 32%. Ahora bien, los niveles de colesterol LDL continúan siendo elevados, tanto en nuestro país como en el resto, a pesar de una elevada utilización de los tratamientos hipolipemiantes tradicionales, según matizan los expertos.

“La prevalencia e impacto de la hipercolesterolemia a nivel de las comunidades autónomas presenta diferencias notorias”, apunta el doctor Miguel Ángel Colmenero, jefe de la Unidad de Gestión Clínica del Virgen Macarena. En Andalucía, por ejemplo, la prevalencia estimada de aumento de colesterol en sangre es del 23%, mientras en Cataluña es del 28,1% y, en Madrid, del 25,4%. “En comparación con otros países europeos, existe una menor intensidad en el tratamiento con estatinas, sobre todo en pacientes de alto o muy alto riesgo”, añade Colmenero.

Según los expertos, en España, el aumento de colesterol en sangre provoca el 25% de las muertes por enfermedad cardiovascular, de manera que las tasas elevadas de colesterol LDL pueden considerarse el factor de riesgo modificable más prevalente. Entre los pacientes que hayan sufrido un infarto, las posibilidades de sufrir un segundo evento aumenta más de un 50% si no se alcanza los objetivos de control de colesterol LDL. Según evidencia el estudio Euroaspite V, otro de los grandes factores de riesgo es el sedentarismo; de hecho, está “incrementando de forma exponencial” la obesidad y la diabetes en toda Europa.