La efectividad de los anticoagulantes orales de acción directa ha sido expuesta durante las sesiones científicas de la American Heart Association (AHA) 2017. Los análisis en pacientes con fibrilación auricular no valvular se han realizado a través de la base de datos de Medicare de Estados Unidos, la principal aseguradora del país que maneja más de mil millones de reclamaciones al año, así como la del Sistema de Salud Militar (MHS) del Departamento de Defensa del mismo país.

Estos estudios tienen su origen en el programa global de análisis de datos de la Alianza Bristol-Myers Squibb (BMS)-Pfizer, ACROPOLIS (Apixaban Experience Through Real-World Population Studies), que aúna el conjunto de datos de apixaban en la reducción del riesgo de ictus y embolia sistémica en pacientes con fibrilación auricular no valvular.

"Una comprensión más clara de los riesgos de las poblaciones con fibrilación auricular no valvular y enfermedades concomitantes en la práctica clínica habitual puede ser de ayuda a la hora de decidir el tratamiento del paciente. Se necesita más información sobre el riesgo de ictus y el riesgo cardiovascular para pacientes con fibrilación auricular no valvular con arteriopatía coronaria y arteriopatía periférica concomitantes", ha señalado Renato Lopes, profesor de Medicina de la Universidad de Duke.

Los títulos presentados durante las sesiones científicas correspondientes a los abstracts del análisis del MHS y los 2 estudios de Medicare son los siguientes:

  1. Comparaciones de los costes médicos por cualquier causa, relacionados con el ictus y el sangrado mayor en pacientes con fibrilación auricular no valvular que iniciaron tratamientos anticoagulantes orales en el Sistema de Salud Militar del Departamento de Defensa de EE. UU.
  2. Riesgo de ictus y sangrado mayor para dabigatrán, rivaroxabán y warfarina en comparación con apixaban en pacientes con fibrilación auricular no valvular en la población de Medicare de Estados Unidos.
  3. Efectividad y seguridad de apixaban frente a otros anticoagulantes orales en adultos de edad avanzada con fibrilación auricular no valvular y arteriopatía coronaria o cardiopatía periférica concomitante.

“La evaluación adicional de los anticoagulantes orales de acción directa y su relación con eventos como el conocimiento del riesgo de ictus, el sangrado mayor y acontecimientos con complicaciones cardiacas graves en pacientes con fibrilación auricular no valvular es un paso importante para proporcionar información adicional a los médicos a la hora de tomar decisiones terapéuticas”, ha explicado Lopes.