La hipotermia terapéutica consiste en reducir de forma controlada la temperatura corporal a niveles inferiores al rango normal con la intención de reducir la lesión cerebral. La mayoría de las guías de práctica clínica recomiendan emplear ambas técnicas. La investigación ahora publicada, liderada por la Universidad de Michigan, ha puesto de manifiesto que ambos tratamientos ayudan a controlar la fiebre y conducen a resultados similares en pacientes infantiles.

Este estudio es el primero que compara la hipotermia terapéutica con el control normal de la temperatura en el tratamiento de un paro cardiaco en niños, según explican los investigadores. Los resultados de esta investigación se han presentado en el encuentro anual de la Society for Critical Care Medicine celebrado en Honolulu. “Nuestro estudio”, ha detallado el autor principal Frank Moler, “revela que no existe evidencia para afirmar que la hipotermia terapéutica mejore los resultados del control normal de la temperatura en niños que acuden al hospital tras haber sufrido un paro cardiaco”.

“Algunos hospitales y especialistas utilizan la hipotermia terapéutica de forma habitual para tratar a aquellos pacientes que han sufrido un paro cardiaco porque consideran que esta técnica conlleva mejores resultados”, ha detallado.

La investigación de la Universidad de Michigan se llevó a cabo basándose en los datos del National Heart Lung and Blood Institute, que incluyó a 329 pacientes de edades comprendidas entre los 2 días y los 18 años, que habían sufrido un paro cardiaco. La recolección de los datos, así como su análisis fue realizado por la Universidad de Utah. Los resultados confirmaron que, después de un año, la tasa de supervivencia y la capacidad neurofuncional fue similar en ambos grupos.