La implantación de endoprótesis aórticas fenestradas (con ventanas) ha supuesto un avance en el tratamiento de lesiones y patologías graves en la aorta. Estos dispositivos se adaptan a las paredes arteriales e impiden que la sangre continúe circulando por la arteria enferma para evitar que se rompa.

La innovación, tanto en calidad de los materiales como en el diseño de prótesis ajustables a medida, ha permitido su desarrollo e implantación como alternativa a la cirugía abierta tradicional del tórax, tal y como ha declarado Ángel López Castillo, jefe del servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Universitario de Candelaria.

Esta técnica es muy compleja, por lo que únicamente puede aplicarse a pacientes que hayan superado unos rigurosos criterios médicos, clínicos y anatómicos. Este procedimiento ha sido el primero de este tipo realizado en el hospital. En España solo se han realizado 140 procedimientos así en 2015.