La nueva válvula transcatéter Corevalve Evolut Pro, desarrollada por Medtronic, tiene un recubrimiento externo que aumenta el área de contacto y la superficie entre la prótesis y la válvula del propio paciente para mejorar el sellado. El envoltorio previene posibles fugas de sangre alrededor de la válvula en cada latido, una de las complicaciones habituales de estos pacientes.

Otra de las ventajas de este procedimiento es que es mínimamente invasivo, no requiere cirugía a corazón abierto ni la eliminación de la válvula dañada. La implantación de la nueva válvula transcatéter se realizó el día 10 de este mes. Desde entonces, el paciente evoluciona de manera favorable, según señala la Consejería de Sanidad.

La nueva válvula transcatéter se inserta a través de una punción en la ingle y es guiado hasta el corazón del paciente mediante sedación superficial, sin necesidad de anestesia general. Este abordaje favorece la recuperación y permite que el paciente pueda sentarse con normalidad al cabo de 8 horas, caminar al día siguiente y obtener el alta a las 72 horas de la intervención. 

El Área de Corazón del HUCA puso en marcha el programa de implante de válvula aórtica transcatéter (Tavi, por sus siglas en inglés) en 2007. Desde ese momento, ha incrementado el número de pacientes para los que está indicado este tratamiento. Especialmente teniendo en cuenta que la estenosis degenerativa de la válvula aórtica es una patología en constante aumento. Se estima que la padecerán el 4% de las personas de entre 70 y 80 años y el 10% de los que tienen de 80 a 90 años.