¿Por qué tipo de negligencia médica son demandados los cirujanos vasculares en Estados Unidos? Para responder a esta pregunta, 6 especialistas del servicio de Cirugía Cardiotorácica Vascular del Montefiore Medical Center revisaron la base de datos Westlaw desde el 1 de enero de 1999 hasta el 31 de diciembre de 2014. Hallaron un total de 785 casos que analizaron según el tema de la demanda, la alegación y el resultado del litigio.

Según recoge la revista Annals of Vascular Surgery, en el 61,8% de estos cosos, el cirujano vascular estaba en el papel de acusado (27,8%) o de testigo experto. De los 135 casos de cirujanos vasculares demandados, 88 (65,2%) se resolvieron a su favor, 31 (23%) a favor de los demandantes y 15 (11,1%) llegaron a resolverse entre ambas partes.

Los cirujanos vasculares que perdieron el litigio tuvieron que abonar un promedio de 1.830.000 dólares (más de 1.500.000 euros). El cirujano vascular John Phair y su equipo observaron también que desde que se producía la presunta negligencia hasta la resolución del juicio pasaban una media de 4,8 años. Según la investigación, los procedimientos más comunes entre las demandas eran:

  1. Revascularización periférica endovascular o abierta (14,8%)
  2. Intervenciones carotídeas (11,85%)
  3. Intervenciones aórticas (11,1%).
  4. Trauma vascular (9,63%)
  5. Acceso de diálisis (8,15%)
  6. Cirugía venosa (5,93%)

La gran mayoría de las demandas (48,9%) alegaban falta de diagnóstico o tratamiento, o bien complicaciones debidas a la cirugía abierta (31,85 %). En menor medida, los cirujanos vasculares se enfrenan a demandas por procedimiento negligente (25,19%). La causa más frecuente de litigio fue la muerte del paciente (31,85%), seguida de amputaciones mayores (23,7%), lesiones neurovasculares (14,8%) y hemorragias (5,9%).

Phair y su equipo confían en que estos datos “contribuyan a concienciar sobre los problemas que conducen a reclamaciones por negligencia profesional y, en última instancia, puedan mejorar la atención y la seguridad del paciente”. Por otro lado, el análisis ha señalado la revascularización periférica y las intervenciones carotídeas y aórticas como las causas más frecuentes de litigio, “y no el síndrome de salida torácica, como se creía hasta ahora”.