El cardiólogo del Gregorio Marañón, Javier Bermejo.

La medicalización de la dieta es un problema no solo para la salud cardiovascular. Así lo ha subrayado Javier Bermejo, cardiólogo del Hospital Universitario Gregorio Marañón. Este especialista ha participado en Los Desayunos Informativos de MedsBla. Bermejo ha reconocido que en nuestra sociedad existe una medicalización de la dieta.

“En los anuncios que vemos por televisión se difumina lo que es un alimento de lo que es una medicina”, asegura. Según Javier Bermejo esto también sucede con los hábitos de la población. “Hay un punto en el que no sabes si la gente hace ejercicio porque cree que está haciendo una terapia o porque lo está pasando bien”, añade.

En su opinión, esta “pseudoindustria”, denominada por los ingleses wellbeing, puede tener un buen impacto en la transformación de hábitos. Esto se producirá “siempre y cuando no nos volvamos locos”. En el tema de la alimentación y la dieta aún hay mucho margen de mejora, indica. “Cambiar los hábitos de alimentación y dirigirlos hacia una dieta mediterránea es tremendamente complicado”, considera este especialista.

Desproporción en la financiación europea

La enfermedad cardiovascular sigue siendo la primera causa de mortalidad en España porque existe una desproporción grande en cuanto a la financiación de fondos europeos. Según ha señalado “hay un gran decalaje entre el impacto social de la enfermedad y la inversión específica en las distintas especialidades”.

Bermejo ha destacado que “este decalaje es especialmente negativo para las enfermedades cardiovasculares”. “Enfermedades como el cáncer que, teniendo menos impacto sobre morbimortalidad, tienen del orden de 3 a 5 veces más financiación en las convocatorias europeas. Esto es llamativo”, ha subrayado.

El cardiólogo ha reconocido que, en España, en varias instituciones de financiación también están infrarrepresentadas las enfermedades cardiovasculares”. “No es que seamos especialmente importantes”, ha asegurado. Sin embargo considera que “realmente es lo que más mata en España y lo que más cuesta al Sistema Nacional de Salud”.

La Oncología, más rentable para las farmacéuticas

A su juicio, esto tiene que ver con la trayectoria y con la visibilidad social de la carga de la enfermedad. “La enfermedad cardiovascular tiene una parte que la sociedad percibe como de culpabilidad en relación con los hábitos de prevención, al sedentarismo, la mala alimentación”. Por otra parte, tiene la visión de que no hay mucho que hacer”. Esto hace que no se termine de entender la capacidad que tiene de combatirse la enfermedad. Tampoco permite disminuir su impacto mediante progreso científico.

Bermejo ha hablado sobre el interés de las farmacéuticas por vender medicamentos para el cáncer. “En los últimos 5 años, la Oncología es infinitamente más rentable que la enfermedad cardiovascular para la industria farmacéutica”. No obstante, ha defendido que en España hay mucha cultura en la investigación cardiovascular. Esta cultura es tanto en el desarrollo de guías de práctica clínica como en la implantación de los avances. “Estamos ganando la batalla a las enfermedades cardiovasculares”.