Las unidades de Angiología y Cirugía Vascular de 12 hospitales españoles colaboraron en el estudio, que reveló que el 53,4% de los pacientes tenía anemia antes de la intervención en comparación con el 64,7% de pacientes que lo registraban después de un año de la cirugía, de una muestra total de 518 personas.

Los pacientes tuvieron que ser intervenidos por aneurismas aortoliacos o periféricos, revascularizaciones de extremidades inferiores y amputaciones desde febrero a marzo de 2014. Los investigadores observaron que la anemia preoperatoria aumentaba la probabilidad de muerte postoperatoria.

Así, observaron un 21,4% de defunciones en aquellos pacientes con anemia preoperatoria moderada o severa al año de haber sido intervenidos en los servicios de cirugía vascular. Por otra parte, la anemia se asoció especialmente a aquellos casos que requirieron de amputaciones, pues un 31,2% de los pacientes que tenían anemia acabaron teniendo amputaciones.

Entre los hospitales que han participado destacan el Hospital La Paz de Madrid, el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol de Badalona, el Complejo Hospitalario de Granada, el Hospital del Mar de Barcelona, el Hospital Josep Trueta de Gerona, el Hospital de Cabueñes de Gijón, el Complejo Hospitalario de Navarra, el Hospital Universitario de Burgos, el Hospital de Galdakao, el Hospital de Santa Cruz de Tenerife y el Hospital de La Fe de Valencia.