La edad media de los pacientes del estudio era de 62 años, de los que el 62% eran mujeres, el 32% tenía diabetes y el 67% eran fumadores o lo habían sido. Los resultados realizados en dicha muestra mostraron que la aspirina no tenía efectos significativos en las tasas de mortalidad, de accidente cerebrovascular, de infarto de miocardio y de otros eventos vasculares graves. Según indican los investigadores, este es el análisis más actualizado que compara los efectos de la aspirina en pacientes con enfermedad vascular periférica.

"Entre los pacientes con enfermedad vascular periférica, muchos de ellos no observan los beneficios de la aspirina que esperan recibir” asegura en un comunicado de la Universidad de Florida Anthony A. Bavry, profesor de la universidad y cirujano de la Malcom Randall Veterans Affairs Medical Center.

Prevenir la trombosis a cambio de un mayor riesgo de hemorragia

Muchos pacientes usan la aspirina como una forma de prevenir la trombosis, lo que puede reducir el riesgo de sufrir un derrame cerebral o un infarto de miocardio. Sin embargo, el ácido acetilsalicílico también podría tener un efecto perjudicial debido a que la sangre que no coagula fácilmente y puede aumentar el riesgo de un accidente cerebrovascular hemorrágico y de sufrir hemorragias internas.

Los resultados mostraron que después de 6 años, el 7,7% de los pacientes que tomaba aspirina y que tenía enfermedad vascular periférica murió, en comparación con el 8,5% en un grupo de control. La incidencia de accidente cerebrovascular fue del 3,2% entre los usuarios de aspirina y del 4% entre los que no la tomaron. Los infartos de miocardio fueron del 3,5% en los consumidores de ácido acetilsalicílico y del 5,5% en los no consumidores. 

No obstante, el estudio no ofrece un claro análisis del papel de la aspirina en las hemorragias. No había, prácticamente, ninguna diferencia entre los usuarios y no usuarios de aspirina. Los autores concluyen que los ensayos futuros podrían ayudar a aclarar la tendencia y confirmar el resto de hallazgos del estudio.

"La aspirina podría no ser un tratamiento milagroso para ciertos pacientes. Tenemos que reconsiderar la evidencia y ver quién se beneficia de la terapia con aspirina y quién no”, alerta Ahmed N. Mahmoud, uno de los autores del estudio en comunicado de la Universidad de Florida.