La calcificación vascular ha sido evaluada por un grupo de investigadores liderado por Marta Cerruti, científica de la Universidad McGill (Canadá), con el objetivo de conocer los factores que intervienen en la acumulación de minerales en las arterias. El estudio, realizado en un grupo de ratones genéticamente modificados, ha sido publicado en Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology.

Los investigadores utilizaron las herramientas de Canadian Light Source para analizar las arterias de un grupo de ratones. Así, observaron que la calcificación vascular tiene procesos que, anteriormente, no habían sido descritos. Monzur Murshed, otro investigador del estudio, demostró que la elastina, que es la encargada de que las arterias tengan elasticidad para que puedan expandirse y contraerse y mejoren el flujo sanguíneo, podría ser la responsable de la calcificación arterial.

“Lo primero que cristalizaba en las arterias del modelo utilizado era la elastina y no el colágeno”, asegura Cerruti, quien indica que este proceso es distinto al que se produce en la formación de huesos y dientes.

Los científicos utilizaron la microcaracterización de rayos X SXRMB. Así, descubrieron la presencia de minerales de fosfato de calcio y elastina en la etapa inicial de la enfermedad de los ratones enfermos. Los científicos exponen en el estudio una estrategia efectiva para prevenir la calcificación vascular con el objetivo de intervenir en la fase en que los minerales de fosfato de calcio empiezan a cristalizar.

Según indican los autores, sería posible disolver de forma selectiva estos cristales con fármacos dirigidos. No obstante, los investigadores explican que es complicado establecer un tratamiento adecuado debido a que, hasta ahora, no existían datos específicos sobre el mecanismo molecular completo que incluye la elastina como un factor desencadenante de la calcificación vascular.