La calidad de vida del paciente y la percepción que el propio paciente tiene de ella pueden ser un factor predictivo de riesgo de mortalidad y morbilidad en la insuficiencia cardiaca (IC), ha destacado Jesús Casado, especialista del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario de Getafe, durante la celebración del 38.º Congreso de la SEMI (Sociedad Española de Medicina Interna).

Casado ha participado en la mesa redonda ¿Qué más podemos hacer para mejorar la vida de los pacientes con insuficiencia cardiaca?, y ha reconocido que se ha dejado un poco de lado la calidad de vida del paciente. Este médico internista ha subrayado que “el propio paciente reconoce que prefiere vivir mejor a vivir más años”. Este experto ha abordado los diferentes cuestionarios que existen para evaluar la calidad de vida del paciente con IC (PGA, Minessotta) y ha destacado que “el cuestionario Kansas es el más complejo, pero también el más completo”.

Por su parte, José Pérez Silvestre, del Servicio de Medicina Interna del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia, ha señalado que las guías hablan poco del paciente anciano con IC. Los pacientes mayores de 90 años son los más hipotensos, según un estudio citado por este experto. Este especialista ha comparado el uso de sacubitrilo/ valsartán con enalapril en el abordaje del paciente de IC. Pérez Silvestre ha destacado que el 73% de los pacientes perciben una mejoría sintomática con valsartán a las 2-3 semanas de iniciar el tratamiento. “Es un fármaco muy seguro que produce menos deterioro de la función renal y menos hiperpotasemia. Además, es eficaz en mayores de 80 años”.

Por último, Manuel Beltrán Robles, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Virgen del Camino de Sanlúcar de Barrameda, ha señalado que existen 3 momentos “clave” en el paciente con IC:

  1. La llegada del paciente al hospital.
  2. El momento en el que se ha estabilizado en planta.
  3. El momento en el que el paciente recibe el alta y acude a la consulta externa.

Manuel Beltrán Robles ha recordado la importancia de “no correr a la hora de subir las dosis” en los pacientes con IC. Ha explicado que valsartán logra una tasa de reingreso menor y es raro que se tenga que retirar el fármaco por el deterioro de las funciones renales. Beltrán ha puntualizado que la esencia del internista es “no olvidarnos de las comorbilidades del paciente y hacer una valoración integral”.