Según Zee News, estos pacientes tienden a tener una estructura de coágulos más densa como consecuencia de una alteración de las propiedades de su sangre. Esto incrementa su riesgo de hemorragias y eventos trombóticos, así como su riesgo de muerte por otras causas.

Asimismo, tras analizar la sangre de 171 pacientes en hemodiálisis crónica los investigadores descubrieron que el fibrinógeno (una proteína que se convierte en fibrina durante la formación de un coágulo sanguíneo) presentaba ciertas modificaciones respecto a personas sin enfermedad renal.

De acuerdo con Katharina Schuett, investigadora de la Rheinisch-Westfälische Technische Hochschule Aachen University (Alemania) y una de las autoras del trabajo, hacen falta más trabajos para saber si una mejora en la diálisis o la medicación podrían mejorar la estructura del coágulo de esta población.