Según recoge EFE, el 90% de las personas que sufren dicha rotura de aorta fallecen, ya que menos de la mitad llega al hospital y, de ellos, solo sobrevive un 40%. Porcentajes “muy impactantes” para el médico “si se tiene en cuenta que en España se operan unos 1.500 aneurismas rotos al año”.

“Teniendo en cuenta que hay métodos muy sencillos de diagnóstico, como una simple ecografía, que se pueden generalizar a la población diana y la baja mortalidad de la intervención quirúrgica, de menos del 5%, se podrían evitar más de mil muertes al año por este motivo”, ha señalado Álvarez.

Por su parte, el presidente del Capítulo de Diagnóstico Vascular, Ramón Vila, ha destacado la importancia de la detección temprana del riesgo de esta patología. “La enfermedad es asintomática y si no se diagnostica puede conducir a una rotura”, ha añadido el especialista.