Distintos estudios han sugerido que la hipertensión puede estar implicada en un estrés oxidativo que produce un desequilibrio celular entre los radicales libres y los antioxidantes. Por este motivo, muchos centros están investigando sobre las causas del estrés oxidativo para encontrar fármacos que lo combatan.

Este grupo de investigadores españoles ha demostrado que la inhibición de la actividad de la enzima lisil oxidasa disminuye el estrés oxidativo, y con ello la rigidez y los cambios estructurales vasculares asociados a la hipertensión. Para llegar a esta conclusión, los investigadores utilizaron modelos animales de hipertensión y ratones transgénicos con niveles elevados de lisil oxidasa en la pared vascular.

“Esto nos permitió demostrar que la hipertensión incrementa la expresión de la lisil oxidasa y que arterias procedentes de animales hipertensos y de ratones transgénicos para la lisil oxidasa presentan mayor rigidez vascular, al igual que una alteración de la estructura de la elastina y mayor producción de diversas especies reactivas de oxígeno”, explican los autores.

“Como parte del estudio también caracterizamos los mecanismos moleculares involucrados en el proceso, estableciendo la implicación de la vía de señalización sensible a estrés oxidativo gobernada por la p38 MAPK en las alteraciones estructurales desencadenadas por el aumento de la lisil oxidasa en la pared vascular”, detallan.