Los agentes esclerosantes utilizados son muy numerosos (povidona yodada, etanol, tetraciclina, doxiciclina, bleomicina, talco, amidotrizoato y pegamento de fibrina), apuntan los investigadores. Con el etanol se obtiene un éxito de entre un 86% y un 100% con una permanencia media del catéter de 9 a 36 días y un 9% de sobreinfección del linfocel, señalan los expertos. El resto de agentes esclerosantes tiene menos estudios, motivo por el que optaron por investigar sobre bleomicina.

Los investigadores encontraron una mejora significativa en el 90% de todas las lesiones vasculares. Asimismo, encontraron una mejora significativa en todas las lesiones de malformación capilar con cambios nodulares y malformaciones linfáticas, así como en el 82,4% de las lesiones de malformación venosa.

Los efectos secundarios, incluyendo dolor general y dolor de cabeza (clasificados como tolerables), se produjeron en 7 pacientes (23,3%) a las 24 horas de la administración del tratamiento.  “La escleroterapia percutánea con bleomicina es eficaz y tolerable en el tratamiento de la malformación vascular a través de un enfoque percutáneo. Por lo tanto, podría ser aplicado de manera útil para las malformaciones vasculares”, señalan los investigadores.