La falta de evidencia es uno de los obstáculos que dificultan la labor del médico internista a la hora de abordar la FA (fibrilación auricular) y la insuficiencia cardiaca. Esta es una de las conclusiones a las que han llegado los asistentes al 38.º Congreso de la SEMI (Sociedad Española de Medicina Interna), celebrado en el IFEMA-Feria de Madrid.

Tal y como ha puesto de manifiesto Marta Sánchez Marteles, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza, “los metaanálisis no se ponen de acuerdo sobre el uso de la digoxina, un fármaco que ha ido persistiendo en nuestro armamento pero que lo ha hecho en un segundo plano”.

Pese a ser considerado un tratamiento de segunda o tercera línea, “la mayor parte de los estudios muestran un porcentaje elevado de prescripción de digoxina”, ha subrayado. Esta falta de evidencia produce que hoy en día la digoxina siga siendo relegada a un segundo o tercer plano en la guía de la IC (insuficiencia cardiaca). La doctora Sánchez ha denunciado que hay muy pocas publicaciones diseñadas de forma primaria y ninguna de ellas incluye la concentración sérica de digoxina.

José María Cepeda, médico internista en el Hospital Agencia Valenciana de Salud Vega Baja de Orihuela, ha coincidido en destacar esta falta de evidencia y ha centrado su ponencia en los pacientes clasificados como CHADSVASC y el uso de anticoagulantes. A su juicio estos pacientes no tienen indicación en la anticoagulación. “El índice de eventos para esta población varía mucho. No todos los estudios miden los mismos eventos y la mayoría se basan en información procedente de registros poco concretos”, ha señalado.

El doctor Cepeda ha aclarado que la hipertensión es un factor de riesgo menor que puede aumentar el riesgo hemorrágico. Además, ha recordado que el mismo factor de riesgo puede implicar un riesgo diferente en cada paciente. Por su parte, Jesús Casado, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario de Getafe, ha destacado que el 80% de los ensayos clínicos en IC van a impedir la entrada de pacientes con insuficiencia renal. “Es un panorama bastante frustrante”, ha lamentado.