Así lo refleja la agencia china Xinhua, que asegura en un comunicado que dicho proyecto se ha iniciado este mes y ha sido llevado a cabo por el Centro Médico Infantil de Sanghai y la compañía belga Materialise NV, uno de los mayores proveedores de software y servicios de impresiones en 3D del mundo.

La iniciativa ofrece tratamientos gratuitos con tecnología de impresión en 3D a aquellos niños que hayan sido diagnosticados con cardiopatías congénitas en el oeste de China. El centro médico prevé realizar entre 15 y 20 intervenciones cardiacas al año con aparatos de impresión en 3D, según explica el director de comunicación.

“Hemos tenido suerte de que en las operaciones se emplease cirugía con la tecnología de impresión en 3D más reciente del mundo. Además, el precio incluía los costes de traslado, alojamiento, diagnóstico y tratamiento. Estamos muy agradecidos”, asegura a Xinhua Ma Wenming, el abuelo de Ma Chengqiang.

Esta clínica de Shangai practica más de 3.700 intervenciones cardiacas al año a niños de distintas partes de China, cifra que la sitúa en primer lugar entre todas las instituciones médicas del mundo. Las operaciones de corazón cuestan generalmente entre 80.000 y 100.000 yuanes (de 11.600 a 14.500 dólares), según explican los responsables de comunicación del centro médico a la agencia Xinhua.