El objetivo de esta revisión fue determinar los beneficios y los inconvenientes de la solución hipertónica frente a la solución isotónica en la reanimación con fluidoterapia en pacientes que han sido sometidos a una cirugía. Para llevar a cabo la revisión, se analizó la literatura científica que comparaba la solución hipertónica con la isotónica entre abril de 2007 y abril de 2016.

Los autores del estudio tuvieron en cuenta el impacto de la solución hipertónica en la mortalidad; los fallos orgánicos; el balance de líquidos; el volumen de sodio; la diuresis y la evolución de la función cardiovascular. Los investigadores incluyeron 18 estudios con 1.087 participantes (545 recibieron la solución hipertónica y 542 la isotónica).

Los resultados mostraron una mejoría del balance de líquidos en la mayoría de los participantes durante el postoperatorio, siendo el exceso de líquidos significativamente menor en el grupo de pacientes que recibió la solución hipertónica. Los participantes del grupo al que se le administró la solución isotónica recibieron una media de 2,4 litros, frente a los 1,49 litros que recibió el grupo de la solución hipertónica.

Los niveles de sodio fueron mayores en los participantes que recibieron la solución hipertónica, que se situaron entre los 138,5 y 159 meq/L. La conclusión de la revisión es que la solución hipertónica reduce el volumen de líquidos necesarios para la reanimación de pacientes que han sido sometidos a una cirugía, pero incrementa el nivel de sodio.