El papel del profesional sanitario para lograr una empresa saludable es fundamental. Esta es una de las conclusiones que se han presentado durante la Jornada de alimentación, hidratación y actividad física en el entorno laboral organizada por Quirónprevención. Según se ha puesto de manifiesto en la jornada, la salud y el bienestar personal son esenciales para aumentar la productividad en las empresas.

Durante esta jornada, se han abordado aspectos necesarios para lograr una empresa saludable a través de la promoción de la salud en el ámbito laboral. El objetivo es que los profesionales sanitarios actualicen sus conocimientos en este ámbito, incluyendo otros aspectos como el impacto de las redes sociales en el campo de la salud.

A través de estas sesiones Quirónprevención promueve el reciclaje del profesional sanitario dentro de la estrategia de formación de la unidad de negocio de Prevención. Dentro de esta iniciativa también se incluyen sesiones en diferentes ciudades españolas, dirigidas tanto al personal de las delegaciones propias como a los trabajadores asignados en empresas cliente, explica Quirónprevención en una nota de prensa.

Además, el director de Relaciones Institucionales de Quirónprevención, Leopoldo Álvarez, ha explicado que “hoy en día el profesional sanitario no debe limitarse a cuidar de la salud de los trabajadores en el marco de una empresa segura, sino que tiene que ir más allá y desempeñar un papel activo en la participación y promoción de la salud”.

Existen 3 factores que pueden contribuir a lograr una empresa saludable, según señala Quirónprevención: actividad física, alimentación e hidratación. Leopoldo Álvarez ha asegurado que “los profesionales sanitarios deben cumplir un papel importante en la concienciación de los trabajadores sobre hábitos saludables”.

Sedentarismo, factor de riesgo cardiovascular

El especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte de Quirónprevención, Gonzalo Correa, ha recordado que el sedentarismo es uno de los aspectos con los que hay que luchar si se quiere lograr una empresa saludable. Correa ha asegurado que es el principal factor de riesgo cardiovascular modificables.

Por su parte, Teresa Valero, directora de Información y Divulgación Científica de la Fundación Española de la Nutrición, ha señalado que fomentar una alimentación variada, moderada, equilibrada y sostenible es un trabajo multidisciplinar, en la que deben coordinarse dietistas-nutricionistas, médicos, enfermeros y farmacéuticos.

Según se ha indicado en esta jornada, la alimentación saludable en el entorno laboral tiene que entenderse como una inversión y no como un gasto. Una mala alimentación en el trabajo causa pérdidas de hasta el 20% en la productividad, ya que incrementa los costes médicos directos e indirectos, produce menores ingresos económicos y aumenta el absentismo laboral.