Los antioxidantes de los cítricos (flavononas) se habían relacionado con una reducción del estrés oxidativo en trabajos anteriores, sin embargo, no se habían observado los efectos en ratones con sobrepeso. Así, los científicos de la Universidad Estatal Paulista (UNESP), en Brasil, estudiaron los efectos de la hesperidina, el eriodictiol y la eriocitrina en ratones alimentados con una dieta rica en grasas.

Esta dieta aumentó los niveles de marcadores de sustancias reactivas al ácido tiobarbitúrico (TBARS) en un 80% en la sangre, y un 57% en el hígado en comparación con aquellos alimentados con una dieta estándar. La hesperidina, el eriodictiol, la eriocitrina produjeron una disminución de los niveles de TBARS en el hígado un 50, 57 y 64% respectivamente en comparación con ratones que no habían recibido flavononas. La eriocitrina y el eriodictiol también redujeron los niveles de TBARS en sangre en un 48 y 47%, respectivamente.

Los investigadores no observaron que las flavononas produjeran una pérdida de peso, pero estas sustancias provocaron un estado más saludable en el organismo, con menos estrés oxidativo, menos daño en el hígado, y menor nivel de lípidos y de glucosa en sangre. Por este motivo, y tal y como subrayan los investigadores, las flavononas podrían tener efectos saludables en personas que no sean obesas pero que estén en riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular, que tengan resistencia a la insulina o tendencia a la obesidad abdominal.