Científicos del Brigham and Women's Hospital y el Joslin Diabetes Center de Boston, consideran que el bypass gástrico es más efectivo a la hora de reducir el peso y los riesgos cardiovasculares de pacientes con diabetes tipo 2, en comparación con la supervisión médica de mejoras en el estilo de vida. El estudio, publicado en Diabetes Care, aleatorizó a 38 pacientes obesos con diabetes tipo 2 para seguir un control de peso o someterse a cirugía.

Según informan los autores, dirigidos por Donald C. Simonson, los voluntarios tenían un peso promedio de 239 libras (108 kg aproximadamente) y un índice medio de masa corporal de 36 puntos. Todos ellos eran similares en edad, sexo, raza, origen étnico y duración de la diabetes. Tras un seguimiento de 3 años y la evaluación continua de los cambios de peso, los factores de riesgo cardiovascular, los niveles de hemoglobina glucosilada (HbA1c) y el estado de salud autoinformado, los autores observaron que, en ayunas, el 42% del grupo con baypass gástrico logró alcanzar los objetivos glucémicos y de glucosa en plasma. La mayoría de estos pacientes no tomaba fármacos contra la diabetes.

Este grupo también redujo su porcentaje de HbA1c y perdió un promedio de 55 libras de peso (14,97 kg), frente a la reducción media de 11 libras (4,99 kg) conseguidas en el grupo de control. Según informa Simonson, el grupo con bypass gástrico tenía un menor riesgo de enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular; además, su pérdida de peso se asoció con una mejora en la calidad de vida general.

“Pocos estudios prospectivos aleatorizados han comparado los resultados informados por los pacientes con diabetes después de la aleatorización con cirugía bariátrica versus un programa intensivo de gestión médica para determinar si la salud metabólica es un determinante importante”, justifica el experto. “Nuestro estudio se suma a una creciente evidencia de los beneficios metabólicos y cardiovasculares del bypass gástrico, incluso en comparación con una intervención intensiva multidisciplinar y multimodal de la diabetes”, apunta Simonson.